Pasé una noche maravillosa con mi suegro

Publicado en abril 11, 2010 por  

Terminó el baile y yo estaba prácticamente mojada, el roce con la enorme verga de mi suegro me había excitado muchísimo, tenía miedo de que se notara que estaba mojada, tenía vergüenza de que se dieran cuenta de que mi suegro estaba con la verga erecta, pero no podía dirigir la mirada hacia su verga porque eso también podía ser notado. Tenía vergüenza de que mi suegro me hubiera sentido mojada y que pensara que a mí me había gustado sentirlo, porque era evidente que él sabía que yo lo había sentido. Me hice la desentendida y me senté en el sillón, vi de reojo y pensé que era imposible de que no se hubieran dado cuenta de que mi suegro tenía la pinga parada. Mi suegro siguió sirviendo licor. Yo casi no tomo así que me servía menos y yo me demoraba en terminar cuando me servían. Esto ocasionó que mi marido se quedara profundamente dormido y mi suegra (que también tomaba regular) diera muestras de cansancio. Le dije a mi suegro: mejor vámonos a descansar. Él casi cargó a mi marido y me ayudó a llevarlo hasta mi cuarto. Mi suegro y mi suegra se dirigieron a la habitación que les habíamos asignado. Leer el relato completo