Mi primo Nacho y su problema de precocidad

Publicado en julio 6, 2010 por  

Con mis dieciocho años recién cumplidos tuve una experiencia sexual, a la que más tarde siguieron otras, con mi primo Nacho. Mi primo era unos pocos meses mayor que yo, de buen ver y bastante inteligente, pero muy tímido, con pocos amigos y muy de estar en casa. A mí, unas veces por fastidiarle y otras por curiosidad, me gustaba inquirir sobre lo que él más rehuía como, por ejemplo, sus aficiones, lo que pensaba, lo que creía, lo que hacía y, de manera especial ya des de mi pubertad, todo lo que se refería al sexo y en este aspecto no era extraño que le preguntara con cierta reiteración, más por fastidiarle que por interés, si le gustaban más los chicos que las chicas o si se había enamorado alguna vez de algún compañero o compañera e, incluso, con mayor atrevimiento, si se masturbaba o guardaba castidad o si aún era virgen y, para mayor fastidio suyo, cuánto media su polla o si me la enseñaría algún día. Parecía el mundo al revés: yo no podría presumir de recatada, como se supone que han de ser las chicas, ni él de atrevido como se cree que han de ser los machos. Así que, aunque nos habían educado de manera parecida, en mi caso resulté una chica muy abierta y liberal, mientras que él resultó tímido y acomplejado.

Leer el relato completo

Sexo en la playa con mi hermoso y sexy primo

Publicado en mayo 4, 2010 por  

Mi primo Eduardo era muy sexy. Tenía el mejor cuerpo del mundo y su cara era típica de modelo de revista. En esa época yo debía tener unos 17 años, y él me atraía mucho. Recuerdo muy bien un verano en el que fuimos con toda la familia a la playa. Ese día yo llevaba puesta una ombliguera y unos shorts. Mi ombliguera era bastante escotada, y pillé a mi primo mirándome el escote más de una vez. Esa noche todos llegaron cansados después del largo viaje y se fueron a dormir. Sólo quedamos Eduardo y yo en el balcón, mirando al mar. Hablamos hasta las dos de la madrugada, ambos estábamos un poco tomados y la conversación empezaba a ponerse caliente. De repente, él paró de hablar, se acercó a mí, me miró a los ojos, me agarró por la cintura y me dio un largo y jugoso beso. Sin decir nada más se fue a dormir. Leer el relato completo

Culiando con mi primo

Publicado en abril 15, 2010 por  

Hola amigos, mi nombre es Jesús tengo 21 años y soy de Cozumel México, la historia que les voy a contar sucedió con mi primo, él tiene 25 años, se llama Manual y es un chico lindo, un tipo que le gusta mucho el desmadre.

Bien la historia empieza cuando en unas vacaciones de verano, él vino a Cozumel de visita, se quedó en mi casa como era costumbre, siempre salíamos con mis hermanos y con mis demás primos que viven aquí.

Por alguna razón mi primo y yo siempre hemos tenido una buena relación de primos, a pesar de la diferencia de edades. Un día mis papás se fueron a trabajar y mis hermanos igual así que mi primo y yo nos quedamos en casa, para no aburrirnos empezamos a ver porno. Leer el relato completo

Es fea, pero es bien puta y coge como nadie

Publicado en abril 2, 2010 por  

Mi prima no es un monumento, es mas bien fea pero el hecho de que sea mi prima me da muchísimo morbo. Todo comenzó hace unos años entre copas de un año nuevo. Al verme nuevamente después de un largo tiempo ella se abalanzó sobre mí muy entusiasmada y yo también, pues siempre le he guardado especial afecto, ahora más, ella me miro a los ojos y paró la trompita, la verdad no me pude resistir y la besé descaradamente en la calle, así nos fuimos caminando por la privada donde vivo beso tras beso, después en una esquina comencé a tocarle las tetas que vaya que las tiene grandes. Leer el relato completo

Desvirgué a mi prima Luciana

Publicado en octubre 3, 2009 por  

Hola amigos de, les escribe Federico, de Uruguay, para contarles mi ultima aventura sexual.

Mi prima Luciana, de 18 años, vive por la zona de Canelones cerca de Montevideo, y un día, luego de ir al médico, perdió el bus y debió a quedarse a dormir en mi casa. Como no tenemos cuartos extra, se decidió que ella dormiría en mi cama y yo en un colchón sobre el suelo.

Luciana es muy linda, mide 1 65, tiene el pelo y los ojos marrones, una cara bellísima, sus piernas son fibrosas y duras, su culo es firme y duro y sus tetas son tan redondas y tan paradas que aunque no use brassier ni se nota. Luego de que mis padres se fueran a dormir, ella y yo nos quedamos charlando un rato y yo le comenté lo incómodo que estaba en el suelo, a lo que ella me invitó a compartir la cama, si total éramos primos y no pasaba nada. Leer el relato completo

Página Siguiente »