Mi hermana es una maestra del sexo

Publicado en abril 12, 2010 por  

Mi nombre es Lucas y esta historia sucedió hace unos años cuando yo contaba con 18 pero, debido a mi timidez, aún no había tenido relaciones sexuales, aunque frente a mis amigos fingía que sí para que no se burlaran de mí ya que ellos sí las habían tenido, o por lo menos, eso decían.

En esa época y aún hoy vivía con mis padres y mi hermana (Paola), un año mayor que yo y completamente distinta porque era muy simpática y además era preciosa por lo que tenía muchos amigos y pretendientes y aunque no lo sabía ciertamente suponía que ya había follado con alguno de ellos. Mi hermana era como de mi altura, tenía el cabello negro y largo el que enmarcaba una cara entre pícara e ingenua, tenía además un cuerpo muy bien formado con tetas erguidas y firmes, era delgada sin exagerar y sus piernas eran largas y bien torneadas, pero lo mejor de su cuerpo era su culo, redondo y grande que cuando usaba pantalones ajustados los hombres se daban vuelta para verlo y más aún en la playa porque al usar bikinis colaless (tipo hilo dental) dejaban al descubierto sus nalgas.

Leer el relato completo

Tarde de lluvia, y de orgía en casa

Publicado en abril 10, 2010 por  

Eran las tres de la tarde, una tarde de mucho viento y frío. Y para empeorar, lluvia… Estaba realmente aburrida en mi casa y como no sabía realmente que hacer, ya que mi esposo no estaba porque estaba viajando por varios días, me pongo a hacer zapping en la tele hasta que sin proponérmelo llego a un canal de películas pornográficas. En ese momento una chica muy mona era penetrada analmente mientras en su boca tenía otro pene.

Una de mis fantasías inconfesables era poder disfrutar de varios hombres en una sola sesión de sexo, pero mi esposo era tan tradicional que no me animo ni siquiera a contárselo como fantasía. Dentro de la casa la temperatura es muy agradable ya que poseemos calefacción central, además de una estufa a leña que permanece encendida durante todo el invierno. Por eso dentro de la casa estaba únicamente con ropa interior, un conjunto de cola less y sujetador color gris de algodón. Me encontraba tirada en el sofá de la sala mirando la tele y con la ventana abierta, por la que podía ver la ferocidad de la tormenta y como caía la lluvia. Leer el relato completo

Dime como apuestas y te diré… ¿cuan puta eres?

Publicado en abril 4, 2010 por  

Hace mucho aprendí, que no era bueno el hacer apuestas con Irma mi hermana menor. Ya que desde pequeña ha sido el tipo de persona, que no le agrada perder. A diferencia mía, que no me molesto por eso. Irma quería ganar todo el tiempo, a como diera lugar. Pero como digo una cosa digo la otra, las veces que finalmente aceptaba que perdía, aun a regañadientes cumplía con lo convenido. Por lo que apenas tuve cierto uso de razón, evadía el jugar con ella, evitando así pasar malos ratos. Pero con el pasar del tiempo, ya de adultos eso en parte se me había olvidado. Leer el relato completo

Descubrí que mi hermana es una prostituta

Publicado en marzo 26, 2010 por  

Les voy a contar un hecho morboso del que he sido precursor. Mi nombre es Sergio, vivo en una capital española, tengo 18 años y por el momento soy estudiante, pero no ejerzo mucho como tal pues me aburre profundamente. Dicen de mí que soy algo “bandarra”, jeta y el típico listillo de clase, aunque eso no importe para nada en mi historia.

El pasado jueves salí de clase pasadas las 20:00, como otro día cualquiera me fui directo a casa para ver la tele antes de cenar, pero ese día cambié un poquito la ruta intentado acortar el largo trecho que hay desde el Instituto a mi casa. En mitad de camino y en una pequeña calleja vi a mi hermana metiéndose en un local, ella no se percató de mi llamada por lo que decidí ir a buscarla yo mismo.

Leer el relato completo

Mi hermana la viciosa

Publicado en octubre 13, 2009 por  

Hola amigos, les cuento lo que me pasó un verano con mi hermana. Soy un chico de Argentina, de 18 años y mi hermana que se llama Miriam, tiene 24.

Mis padres se habían ganado un viaje a un país cercano por una semana y le pidieron a mi hermana Miriam, que está casada pero vive a pocas cuadras de mi casa, que se hiciera cargo de mi cuidado. Ella vendría por las mañanas y me prepararía la comida y lavaría mi ropa y luego se iría a su trabajo. Luego de mil recomendaciones de mi madre y mi padre, se marcharon un sábado por la mañana. Leer el relato completo