Me pone que mi esposa sea la puta de otros

Publicado en septiembre 22, 2009 por  

Hola amigos, mi nombre es Jorge y el de mi esposa Susana, hace ya varios años que leo en esta página los relatos que en ella se publican y nunca creí que un día sería yo quien iba a protagonizar una de las historias que en ella aparecen, y que por supuesto no hemos podido evitar el compartir con vosotros, ya que la experiencia ha relanzado nuevamente la pasión en nuestro matrimonio.

Nos casamos hace 12 años, yo tengo 37 y Susana 38, tenemos un hijo de 11 años, mi esposa desde su nacimiento no trabaja y se dedica a su educación y labores domésticas, yo trabajo como ejecutivo en una empresa de informática y económicamente nos va bastante bien, ya que hicimos buenas inversiones inmobiliarias hace unos años y la verdad ahora gozamos de un nivel de vida muy acomodado. Vivimos en una urbanización a las afueras de la ciudad, en una casa independiente con piscina y jardín privados, donde a veces invitamos a parejas de amigos y realizamos barbacoas y demás.

Uno de esos amigos, Susana, Miguel, que trabaja conmigo en la empresa, está casado con una de las mejores amigas de Susana, y nos suelen visitar con bastante frecuencia, tanto en pareja como por separado, ya que la esposa de Miguel que es médico, cuando no trabaja o sale de una de sus guardias, se pasa por casa y hace compañía a Susana, se van de compras juntas, etc. Miguel también suele acompañarme a casa muchas veces, ya que por el horario de trabajo de su esposa, cuando hace esas guardias de 24 horas, aprovecha y viene a comer o cenar con nosotros y así evita tener que hacerlo solo o en alguno de los bares de la ciudad.

Pues bien el pasado mes de julio, uno de esos días calurosos y estresantes en el trabajo, aprovechando que esa tarde no tendríamos que volver por la oficina, ya que todo nuestro trabajo quedó finalizado sobre las 2 de la tarde, pregunté a Miguel si estaba solo para comer y él me contestó que sí, que su esposa no volvería del hospital hasta la noche, por lo que le propuse que viniese a comer a casa, que estábamos Susana y yo solos, que el niño estaba de colonias y así nos podría acompañar en la comida, él por supuesto aceptó, ya que así no se quedaba tirado toda la tarde y disfrutaría de una buena comida, tan acostumbrado a comer fuera de casa, así yo avisé a Susana y le informé de la visita de nuestro amigo para que estuviese preparada.

Cuando llegamos a casa después de 1 hora, Susana nos recibió con la mesa preparada y uno de nuestros platos favoritos sobre la misma, lo había preparado todo en la mesa exterior del porche, tras saludarnos invité a Miguel a entrar en el interior y le presté uno de mis bañadores y una camiseta, para que se pusiese cómodo, ya que hacía calor y la ropa que llevábamos no era la más adecuada. Pues bien pasados unos minutos, los tres nos sentamos a la mesa y charlamos de diversos temas, como tantas otras veces, pero esa tarde y no sé muy bien por qué, el calor las copas de vino, la confianza que existía ya entre los tres, Miguel que es un Don Juan y muy extrovertido, siempre bromea con lo relativo al sexo, la verdad es que esa tarde como os decía casi todos los temas eran sexuales. Que si teníamos suerte de tener esta casa, que si lo habíamos hecho alguna vez en la piscina, en fin esas cosas que en los matrimonios de algunos años se toman un poco a pitorreo, pero que en el fondo nos remueve un poquito por dentro porqué no decirlo, y viendo como se lo tomaba mi esposa que parecía muy desinhibida y nos seguía la corriente, he de confesar que me excitó la situación.

De momento ahí quedó la cosa, pero digo ahí porque pasados unos minutos, mi esposa se disculpó con nosotros y entró en casa para cambiarse, ya que nos dijo que le apetecía tomar un poco el sol antes de que bajase, ya que eran las 5 de la tarde, nosotros seguimos charlando de temas laborales por supuesto, hasta que pudimos ver a Susana salir al exterior metida en un súper mini bikini, yo no lo había visto antes, que nos dejó a ambos sin palabras, disimulé un poco no dándole importancia, pero Miguel, que ya os he dicho que es un poco Don Juan, no se pudo resistir y exclamó: “que suerte tienen algunos”, eso es una mujer y lo demás son tonterías”.

Susana se echó a reír y haciéndose un poco la avergonzada, se colocó delante de nosotros y muy inocentemente mientras se daba la vuelta y sujetaba con las manos su culo, nos dijo: ¿No os parece que me he engordado un poco? Como que un poco, pensé, si estaba tremenda exhibiéndose ante nosotros, con un mini tanga que se perdía en su hermoso culo, yo la verdad no supe reaccionar, pero si a mí me impresionó verla así, imagino lo que debía de pensar Miguel, con aquella hembra delante preguntando si estaba gorda, yo soy hombre y sabía perfectamente lo que pasaba por su cabeza.

Tras esta pequeña exhibición ella salió del porche donde daba la sombra y se colocó en la tumbona tendida boca abajo, quedando de espaldas a nosotros, por lo que la panorámica era espléndida, ese precioso trasero, partido por el minúsculo bikini, quedaba expuesto a nuestra mirada, cosa que en un principio me incomodaba, ya que veía que mi amigo no desaprovechaba ninguna ocasión para mirar a mi esposa. En ese momento y para salir un poco de la misma, me puse de pie y me excusé para ir al baño, ya que después de comer y a esas horas soy un reloj biológico. Mi esposa bromeó con lo de ir al baño, ya que suelo aprovechar para leer el periódico sentado en la taza, pero que le vamos a hacer cada uno tiene sus manías.

Pues bien cuando entro en la casa y antes de ir al baño, voy primero al salón para tomar uno de los periódicos que allí había dejado y a través de los vidrios del mismo que dan al porche, veo como mi amigo aprovechado mi ausencia, cosa lógica por otra parte, mira fijamente el culo de mi esposa. He de confesar que ese espionaje furtivo me calentó y en lugar de ir al lavabo seguí observado desde el interior mientras me acerqué hasta situarme casi detrás de mi amigo, él por supuesto no podía verme, desde donde tenía la misma visión que él de mi esposa. Puede ver como él se movía ligeramente hacia un lado para verla mejor, yo no pude evitarlo y sin saber muy bien porqué metí mi mano en el interior del bañador y comencé a sobarme la polla, mientras miraba como mi amigo se recreaba con mi esposa que no se daba cuenta de nada.

Pero mi sorpresa llegó cuando veo que mi amigo tiene la misma ocurrencia y sentado como estaba, también mete su mano bajo el bañador y comienza a masturbarse aceleradamente, no lo podía creer, se estaba haciendo una paja mientras le miraba el culo a mi esposa, yo no pude más y me corrí de inmediato, soltando grandes chorros de leche que llegaron al vidrio que nos separaba, pero casi de inmediato y mientras degustaba los últimos espasmos, pude ver como mi amigo sacó la punta de su polla por encima del elástico del bañador y se corrió en su propia barriga, tapando con su camiseta todo ese río que había soltado, fue la ostia, tanto es así que observando que mi polla seguía dura aún continué sacudiéndola, hasta tener otro orgasmo consecutivo, eso no me pasaba desde hace 10 años, fue la experiencia que más cachondo me ha puesto hasta la fecha.

Pero como todos los buenos comienzos, estos tienen mejores finales, lo que sucedió a partir de ese momento, forma parte y lo seguirá haciendo durante muchos años, de nuestras mejores tardes en este mundo.

Yo me dirigí hasta el baño y recompuse un poco mi aspecto, pasados unos 10 minutos salí de nuevo al porche, me senté frente a mi amigo que no perdió tiempo en excusarse y marcharse al aseo, yo sabía que iba a lavarse esa corrida que escondía bajo la camiseta y mi esposa que seguía sin darse cuenta de nada tomando el sol. Yo rápidamente me levanto de la silla y corro a explicar a mi esposa lo que había sucedido, ella puso cara de sorpresa, pero después de unos segundos sonrió y dijo: que pena y yo me lo he perdido, en ese momento y no me preguntéis por qué, en lugar de aparecer en mí los habituales celos, le seguí la broma y le dije: que te parece si lo vuelvo a dejar solo, a ver que hace y luego te cuento.

Ella no muy satisfecha, ya que no vería nada, aceptó, le gustó la idea de haber puesto tan caliente a nuestro amigo, tanto que había llegado al extremo de arriesgar tanto. Pues bien, el plan se puso en marcha de nuevo, pero esta vez la cosa fue un poco diferente, ya que después de la vuelta de mi amigo, mi esposa debió de pensar que ya que se había corrido una vez, estaría un poco bajo de moral, por lo que nos obsequió con un topless (no lo había hecho nunca ante desconocidos), con la excusa de tomar el sol y que no le quedasen marcas, por supuesto de nuevo la miramos como dos perros en celo mientras se tumbaba de nuevo boca abajo.

En ese momento y pensando que era el idóneo me volví a excusar para ir al lavabo y entrar de nuevo en el comedor a ver qué sucedía, y no fue otra cosa, que ver como Miguel de nuevo sacaba su polla del bañador y comenzaba una nueva paja, al igual que yo, pero con lo que no contaba fue con el efecto que en nuestro amigo había hecho el cuerpo de mi esposa, desnudo ante él, y pude asistir a la mejor visión que un hombre creo que puede tener en esta vida, lo digo de verdad, si alguien lo ha experimentado me entenderá, vi como mi mejor amigo, se bajó el bañador, se sacó la camiseta y quedó desnudo en la silla, a dos metros de mi esposa haciéndose una paja descomunal, se la iba a arrancar, imagino la excitación que sentía de ser sorprendido, pero lo que vino a continuación culminó ya todas las mejores expectativas, ya que mi esposa sabiéndose observada y pensando que tenía que calentar algo más (no sabía cómo le tenía ya), hizo un gesto con ambas manos y metió la braguita del bikini en los cachetes de su culo, lo que desde donde la mirábamos parecía estar ya completamente desnuda, esto hizo que mi amigo ya poseído de lujuria, se levantase de la silla y se colocase justo detrás de ella, haciéndose la paja justo detrás de su culo.

Yo no lo podía creer, era inminente que ella lo iba a descubrir, y así sucedió, cuando se dio cuenta de su presencia sobre ella se giró sobre sí misma en la tumbona y quedó bajo él, Miguel no hizo nada, aceleró el ritmo y pude ver como mi esposa quedó un momento parada y sorprendida viendo el espectáculo a escasos 30 centímetros de su cara.

Yo desde mi posición sólo veía a Miguel de espaldas y no sabía que hacía mi esposa, hasta que mi amigo cayó hacia delante y vi las piernas de mi esposa aparecer en el aire una a cada lado de mi amigo, lo que era evidente sucedió, abrió las piernas de mi mujer apartó a un lado su diminuto tanga y la empaló contra la tumbona salvajemente. En ese momento no pude más y me corrí nuevamente contra el cristal de la vidriera, viendo como mi mejor amigo se follaba a mi esposa en mi jardín. Fueron 20 minutos de locura, me hice dos pajas en ese tiempo, pude ver como la folló por todas partes, coño, culo, boca, fue tremendo, sobre todo ver la cara de perra que tenía mi esposa mientras miraba furtivamente hacia mi posición.

Yo por supuesto no supe que hacer y para guardar las formas esperé a que terminaran, supongo que Miguel supo perfectamente que yo lo había visto todo, pero tampoco dijo nada, los tres esa tarde hicimos como si allí no hubiese sucedido nada.

Cuando mi amigo nos dejó, mi esposa vino a mi rápidamente y me pidió perdón, me dijo, que no supo qué hacer cuando se dio la vuelta y le vio allí con esa enorme polla en la mano, que estaba tan caliente pensando que se estaba masturbando mientras la miraba, que ya no pudo reaccionar, incluso me confesó que estuvo esperando a que yo me uniese a ellos para ser follada por los dos, pero que entendió que me quedase dentro para guardar las formas. Incluso se ofreció a hacerlo otro día con una chica para compensarme de lo ocurrido, pero con lo que no contó mi esposa, fue con mi reacción, y no fue otra que decirle, que era lo más caliente y cachondo que me había ocurrido en la vida, ella ante tal confesión sonrió y con una cara muy viciosa me dijo, pues cuando quieras lo repetimos, y vaya si lo repetimos.

Para empezar esa misma semana dejé que mi esposa acompañase a Miguel de compras, como si ellos fuesen pareja, y a la vuelta ella me contó lo que habían hecho en los probadores de una tienda de ropa.

Me confesó que durante un rato se exhibió ante él con todo tipo de modelitos y cuando pudieron aprovechar la ocasión Miguel entró con ella y la folló salvajemente en el interior, me contó cómo le llenó su culo de leche, en ese momento me puse tan caliente, que mientras comprobaba que efectivamente era así, levanté su falda y pude ver que no llevaba las bragas puestas y sus muslos chorreaban leche seca, me contó mientras la desnudaba que se había limpiado la corrida con su bragas las cuales llevaba en el bolso, y tras sacarlas y dejármelas oler, no pude resistir más y me la follé ahí mismo.

Me puso tan caliente que lo primero que hice fue como un perro, lamer y chupar su culo recién follado, el cual tras lubricar, volví a follar como un poseso, he de confesar que me estaba enganchado a que mi esposa fuese la puta de otro, pero como os he dicho entes esa sensación es única.

De ahora en adelante sólo pienso en la siguiente vez que venga y me cuente lo que ha hecho con alguno de sus conocidos, aunque también he de confesar que me da un poco de miedo si abre la veda en su gimnasio, ya que son muchos los hombres que me ha confesado que la cortejan y que a ella le ponen. Me imagino que ahí tendremos otras historias que contar en un futuro, lo estoy deseando. Os imagináis lo que pueden llegarle a hacer en la sauna del gym, no puedo más os dejo para hacerme una paja.

Comentarios

9 Comentarios en "Me pone que mi esposa sea la puta de otros"

  1. israel en Mar, 1st jun 2010 15:38 

    haci me gustaria tenerla gosando como una puta

  2. Ramon Gomez en Mar, 21st dic 2010 19:55 

    Me encantó… yo no pude concretarlo.. pero me encantaria pajearme mientras la hacen gozar a mi mujer…me excita pensar que tenga un macho que ” la use ” para sacarse la leche…

  3. Jorge en Jue, 13th ene 2011 19:28 

    Eso mismo me gustaria que hiciera mi esposa ella es abierta y esta bastante nalgona.

  4. nestor en Mar, 13th mar 2012 9:20 

    me encantaria si alguien de la ciudad de la plata quiere estar con mi mujer manden foto y msn para contactarlos

  5. pedro en Mar, 20th mar 2012 16:27 

    tengo un amigo que se masturbaba espiando a mi mujer, ella tiene unas nalgas de campeonato, su cuerpo es lo mejor y se que mis vecinos se roban sus tangas del tendedero para hacerce la manuela, Bueno, el caso es que mi mujer decidiò dejarse culiar por mi amigo, su mayor deseo era cogerle el culo y lo logro. Hoy sigue viniendo a mi casa para coger a mi mujer y los vecinos solo se conforman con tener una tanga de ella para masturbarse pensando que un dìa podran tener el culote de mi mujer…

  6. jcnavas en Dom, 21st oct 2012 1:35 

    De lo más caliente y rico debe ser,exactamente así quiero comerme ,todita la panocha DE mi Pareja ya le he dicho que me gustaría que coja con otro,ayer cojimos y le dije que así como la tenía montada se imaginara que se montaba con otra verga y cerro los ojos y se vino rico con mi verga adentro,y me dijo que si deberás la dejaría hacerlo a lo que yo le conteste que si,esta misma semana se quedo su celular en casa y entro una llamada como a medio día ,no conteste pero luego devolví la llamada,bueno pues el man que hablo pregunto por el plomero supuesto esposo de mi pareja,pero cuando estaba dándole y le dije que cojieran con ese amigo que le hablo y como que pude ver que algo pudo haber pasado antes,siempre que la cojo le digo que me la de bien cojida pues me,quiero ver complace monta otro ella me dice que si, bueno vamos a ver que sucede ella esta bien rica quiero que la monte un man bien vertido ojala hasta le de por el culo..Y

  7. Jesús garcía en Lun, 22nd oct 2012 16:01 

    Me parese algo muy éxitante me encantaría ver a mi esposa follando con otro hombre sólo lo e imaginado y me pone super caliente

  8. EMILIO en Dom, 9th jun 2013 19:56 

    Tengo una mujer que le encanta que se la meta en el culo, ultimamente me ha pedido que le de permiso que se la coja mi amigo, tomando unas copas decidi com,placer su deseo, pude ver como una vergota penetro lentamente el culote de mi mujer y despues darle duro. M hago unas pajas impresionantes cuando mi amigo se culea a mi esposa en mis narices, son borbotones de leche que mi verga eyacula cuando la veo gemir siendo clavada sin compasiómn por este macho…

  9. BRUNO ORTIZ en Lun, 17th nov 2014 18:03 

    Siempre me imaginé que mi amigo quería culiarse a mi mujer, ella tiene un cuerpazo como de la modelo ROSE DIVINE, mi amigo nos visita con frecuencia y se lo que deseaba. Mi esposa me comentó que encontraba sus tangas con leche y me preguntó si yo me masturbaba con sus tanguitas, entonces deducimos que nuestro amigo quería gozar el cuerpo de ella y decidimos que cogería con el y que no sufriera solo con las tanguitas de mimujer. Hoy se la coge a sus anchas con mi permiso, todos los fines de semana le mete una vergota con una cabeza parecida a un casco alemán, disfruta del culo de mi mujer hasta 2 veces cada que viene y yo me hago una rica paja sacando leche a borbotones con ver y escuchar los gemidos de el y de mi esposa..

Cuentanos que te ha parecido este relato...