Masturbación y corridas en una sala de chat

Publicado en agosto 15, 2009 por  

Estaba aburrida sin encontrar qué hacer… Había visitado las paginas de sexo que más me gustan sin encontrar nada nuevo, y es por esta circunstancia que me puse a chatear.

Después de visitar varios salones, encontré uno que me llamo la atención. “Casada busca sexo” entrando en el salón, contacté con ella y esto fue lo que sucedió:

-Hola Cubana, soy Ramonea.

-Hola, Ramonea, ¿ quieres hablar?.

-¿De qué?

-De sexo.

-Claro Ramonea, ¿cuántos años tienes?

-30, ¿y tu?

-29, ¿ eres casada?

-Si, pero soy bisex y a mi marido no le importa.

-Oh, que bien, yo también soy bisex y prefiero hacerlo con mujeres.

-A mí me encanta chuparle la concha a una mujer, creo que soy adicta al semen de mujer.

-¿Cómo tienes tu concha?

-Bien recogida y con un poco de vellos en la parte superior.

-¿Cómo estas vestida?.

-Estoy desnuda, sentada con los pies doblados sobre el mueble.

-¿Qué haces?

-Me estoy cogiendo con dos dedos y con la otra mano escribo.

-Que rico, me calentaste, sugiéreme algo.

-Mastúrbate con algo que sea liso.

-No tengo con qué.

-Puedes usar una botella, una banana o algo.

-Ya sé, espera un minuto.

-Okey

-Conseguí una zanahoria, pero es muy grande.

-Mejor, más gusto te va a dar, lubrícala con vaselina.

-La estoy sobando por mi clítoris. Como la siento, bien fría pues estaba en el congelador, pero me agrada.

-Ve entrándotela poco a poco, siente que es un miembro de un caballo que te parte en dos

-Sigue animándome por favor

-Pon la punta en la boca de tu concha y empújala con delicadeza, siente como tu cuerpo se extremece por la sensación de dolor y placer que siente a la vez

-Ya estoy mojada, la tengo dentro a la mitad, la siento rica.

-Cógete con más fuerza, éntrala toda dentro de ti, que no quede nada, yo me estoy cogiendo con tres dedos ya de lo mojada que estoy

-Oh, qué rico, se siente bien, me estoy cogiendo con fuerza, esta húmeda untada con mi leche la zanahoria, siento gana de comerla.

-Yo mojé el mueble, mi concha es un asco de lo mojada que esta, intento entrarme el cuarto dedo.

-Ay, ay amiga, no puedo más, me vengo, me vengo, que rico ayy, ayy, oh Dios que rico, que bien

-Sigue cogiéndote que esto se pone bueno, yo me estoy metiendo los cinco dedos, casi me cabe el puño completo, estoy cada vez más mojada.

-Espera voy por otra zanahoria, para chupar esta que esta húmeda de mí.

-Casi no puedo escribir amiga, ya mi puño entra en mi concha, soy muy ancha y no cojo gusto con los hombres, si vieras como me cabe mi puño

-Y si tu me vieras a mí como chupo esta zanahoria, me estoy cogiendo con una por delante, estoy tratando de meter otra en mi culo y estoy chupando la que me metí primero, no sabia que me gustaba tanto las zanahorias.

-Ya casi, siento que se me acalambra el cuerpo, siento un frío bajar por mis cabellos, hay ya, te dedico este orgasmo, hay coco que rico, me vengo, oh, oh, oh que rico, que coño más rico, cuanto semen, me chorrea por la mano, por los dedos. ¿Quieres?

-Me encantaría chuparte cada uno de tus dedos, pero yo también voy a explotar pronto.

-Me lo estoy chupando uno a uno por ti, que rico saben mis mieles, me estoy calentando de nuevo, ahora me voy a coger con un bate de sofbool de mi hermano, le pongo un condón en la punta.

-Tengo una zanahoria en lo más profundo de mi culo, dentro de mí, no sé como la voy a sacar y otra en mi concha pero esa tiene una parte a fuera.

-Yo trato de entrarme el bate.

-No te hagas daño, te necesito bien para que me hagas venir.

-Yo estoy acostumbrada a cogerme con cosas más gruesas, pero el bate me da más gusto por duro

-Me gustaría cogerte con mi lengua.

-Hazlo por favor

-Siente que te chupo tu culito, que paso mi lengua por los labios de tu concha abierta por el bate que entra y sale de tu interior, que recojo en mi lengua las excreciones de mieles que no paran de salir de tu concha.

-No te detengas, sigue, lámeme más.

-Rodeo el bate y llego hasta tu clítoris, lo jalo con mi labio hasta chuparlo, el bate se desliza por mis labios para luego entrar en tu concha y de regreso me moja de tus mieles sabrosas, de olor exquisito.

-Méteme la lengua por los lados del bate

-Con mi lengua voy chupando los lados de tus labios vaginales entrándola por las aberturas que deja el bate y llego de nuevo a tu culito rosado y lo chupo recogiendo los jugos que llegaron hasta allí,

-No, no aguanto más, me vengo, ah, aah, aaah, aaay, aaaay, oh diablo qué rico, qué espectacular, qué sabroso.

-¿Quieres zanahoria con semen?

-Sí, dame

-Toma, coge, ay, aaaay me vengo, meeee vengoooooo, chúpame, chúpame y come todo lo que sale de mi coño.

-Estoy exhausta

-Yo también, pero tengo un dilema

-¿Cuál?

-No sé cómo sacar la zanahoria en mi culo.

-Ve al baño y expúlsala.

-Me voy a quedar un rato más con ella, se siente rico

-Si te gusta no hay problema.

-Cuando volvemos a platicar.

-Por mi que sea todas las noches

-Fijemos punto de reunión

-En el salón llanero, a las 9:30

-De acuerdo

-Adios, un beso en la conchita