Mi primer anal

Publicado en agosto 28, 2014 por  

No tenía de qué quejarme: hasta ese momento había probado pijas de buen tamaño y pijas rendidoras, hombres que sabían lucirse y hombres que hacían lucir al sexo, cuerpos trabajados y cuerpos que trabajan horas sobre mí. Pero con Andrés la cosa fue distinta. Desde los primeros besos –yo tenía inocentes 18-, él me dejaba con una sensación de que el mundo se detenía. No sé si lo amé, pero sé que amé cada cosa que hicimos. Nuestra primera vez se demoró más de lo que lo hubiéramos deseado y ni las exageradas expectativas opacaron tanto placer: fue más lindo de lo que pensábamos que el sexo podía ser. Cada uno hacía lo que tenía que hacer, sin decir nada pero también sin dudar. Era, lo que se dice, estar entregado.
Leer el relato completo

Me desvirgó el esposo de mi profesora

Publicado en junio 27, 2010 por  

Todo comenzó un día martes, mi maestra de contabilidad me había invitado a su casa a auxiliarla a revisar unos exámenes, estando ahí entramos al despacho, cerró la puerta corrediza que da con la sala-recibidor que está a la entrada de su bella casa, ahí estábamos sumidas en la revisión de los exámenes cuando una llamada nos sacó de la concentración, ella al colgar me dijo: tengo que salir urgente a la escuela, tardaré un par de horas quizás más, te encargo termines el trabajo y ten dinero para que te vayas a tu casa en taxi, recibí el dinero sin chistar pues varias veces había pasado lo mismo, así vi que ella salió cerrando la puerta corrediza pero no por completo habrá dejado abierto 4 o 5 cm. escuché como arrancó el coche y me puse a seguir revisando, de rato escuché como la puerta de la entrada principal se abría. Leer el relato completo

Penetrando a su joven sobrina mientras ella duerme plácidamente

Publicado en junio 17, 2010 por  

Estaba inquieto, realmente estaba inquieto, y no sabía la razón. Allí, acostado con su mujer que dormía plácidamente, dando su espalda hacia él. El día había resultado cansador, después de ese viaje. Cuatro horas viajando, a través del país, era cansador para cualquier persona normal. Y más encima todo el bullicio, que traían sus hijas con su prima, era para peor. Leer el relato completo

El extraño tratamiento ginecológico

Publicado en junio 15, 2010 por  

Hola, mi nombre es Luz y me dispongo a contarles una cosa que me ha pasado hace pocos días con mi ginecólogo. Ustedes dirán que todas las sesiones de ginecólogo son aburridas pero esto que me ha pasado con el señor Jacinto es prácticamente increíble. Tengo 17 años y asisto a una revisión ginecológica anual desde que a los 10 me vino la regla. Realmente me vino muy temprano y mi madre, un poquito preocupada, se encargo de buscarme un buen medico que tuviera cuidado de mi desarrollo genital. Este medico fue el señor Jacinto y si mi madre creyó que hizo una buena elección, yo creo que la hizo excelente. Leer el relato completo

Mi hermosa y deliciosa tía Sofía

Publicado en junio 3, 2010 por  

Hola mi hombre es Valentina y quiero contarles mi primera experiencia, fue algo tan lindo que jamás olvidare no fue solo mi experiencia sexual que de paso fue también mi primera experiencia lesbica.

Soy la única hija de un matrimonio mayor, por lo tanto siempre fui mimada y complacida en todo, tanto por los parientes de mi madre como por la familia de mi padre.

Cuando estaba convirtiéndome en mujercita, mis padres viajaron por motivos de salud a otro país y me dejaron en casa de una tía que era viuda y sin hijos. Al principio me la pasaba muy aburrida, la tía Sofía era una mujer muy sería y aun que era bastante joven, creo que entonces tendría unos 35 años, tenia un carácter muy recio, siempre la había tratado en reuniones familiares y no era muy cariñosa con los niños por lo que la mayor parte del tiempo me ignoraba, pero la convivencia en esas semanas, me la demostró como una mujer muy agradable, dulce y simpática; por las mañanas yo iba al colegio y por las tardes la acompañaba a la peluquería de la que era dueña, ahí las chicas que trabajaban para ella se divertían peinándome y maquillándome, todos al verme me decían muchos piropos, era yo una chica muy bonita, con una larga cabellera lacia y oscura, había heredado de mis abuelos andaluces los ojos grandes y negros, era alta para mi edad y rellenita de curvas pronunciadas, por lo que al verme siempre me daban mas edad de la que tenía, para entonces tenía mis pechos bastante desarrollados y nalgas y caderas redondas. Leer el relato completo

Página Siguiente »