Trio con Anabel, una putita muy viciosa

Publicado en junio 4, 2010 por  

Este relato sucedió hace algunos años ya, tenía una novia que se llamaba Charo, y solíamos salir con otra pareja de fiesta por las noches, ellos se llamaban Mateo y Anabel. Ella era la novia de mi amigo, tenía veintitrés años, una cara celestial y aniñada, labios de ensueño gruesos, carnosos y delicados, cabello castaño claro, lacio que le caía por su espalda, medía poco más de 1.70, delgada, con un precioso trasero duro y unos pechos increíbles que saltaban a la vista al ser grandes. Charo, tenía veinte años, guapa de cara, pelirroja con el pelo corto, 1,72, delgada, con un hermoso culo redondo, pechos medianos, y de complexión atlética.

Leer el relato completo

Mi hermosa y deliciosa tía Sofía

Publicado en junio 3, 2010 por  

Hola mi hombre es Valentina y quiero contarles mi primera experiencia, fue algo tan lindo que jamás olvidare no fue solo mi experiencia sexual que de paso fue también mi primera experiencia lesbica.

Soy la única hija de un matrimonio mayor, por lo tanto siempre fui mimada y complacida en todo, tanto por los parientes de mi madre como por la familia de mi padre.

Cuando estaba convirtiéndome en mujercita, mis padres viajaron por motivos de salud a otro país y me dejaron en casa de una tía que era viuda y sin hijos. Al principio me la pasaba muy aburrida, la tía Sofía era una mujer muy sería y aun que era bastante joven, creo que entonces tendría unos 35 años, tenia un carácter muy recio, siempre la había tratado en reuniones familiares y no era muy cariñosa con los niños por lo que la mayor parte del tiempo me ignoraba, pero la convivencia en esas semanas, me la demostró como una mujer muy agradable, dulce y simpática; por las mañanas yo iba al colegio y por las tardes la acompañaba a la peluquería de la que era dueña, ahí las chicas que trabajaban para ella se divertían peinándome y maquillándome, todos al verme me decían muchos piropos, era yo una chica muy bonita, con una larga cabellera lacia y oscura, había heredado de mis abuelos andaluces los ojos grandes y negros, era alta para mi edad y rellenita de curvas pronunciadas, por lo que al verme siempre me daban mas edad de la que tenía, para entonces tenía mis pechos bastante desarrollados y nalgas y caderas redondas. Leer el relato completo

Mi mujer y su nueva amiga me cumplieron la fantasía

Publicado en mayo 5, 2010 por  

Mi mujer y yo somos aficionados al culturismo. Ella tiene 34 años y hace años estuvo compitiendo en campeonatos regionales yo siempre le acompañe pero nunca llegue a competir. Ahora tenemos dos niños, pero ella conserva el cuerpazo de siempre… Es muy morena de piel, las tetitas muy chiquititas y con unos pezones chiquititos y oscuros que crecen enormemente cuando se los lamen. Un culo, duro como una piedra y los abdominales todavía marcados. Siempre va totalmente depilada (dice que le compensa por lo bien que le como el coño… por cierto, no lo dice pero le gusta muchísimo más que follar). Leer el relato completo

Fiesta de disfraces… y de mucho sexo

Publicado en marzo 6, 2010 por  

Era sábado por la noche y habíamos decidido con mi mejor amiga ir a una fiesta de disfraces en una casa. Nos pusimos nuestros disfraces, ella de angelito y yo de diablita, bien lo contrario. Me puse una remera muy escotada roja, que resaltaba mis pechos de una manera increíble, una pollerita roja también muy cortita, y unas medias de red, terminando con unos zapatos de taco; y obviamente los cuernitos y el tridente haciendo juego.

Estábamos las dos muy lindas, y dejábamos que decir. Nos tomamos una cerveza y salimos en taxi hacia la fiesta, el taxista no podía creer que un ángel y un diablo se sienten en su auto, y nos estuvo mirando todo el viaje. Leer el relato completo

Me enamoré de una jovencita 25 años menor que yo

Publicado en octubre 14, 2009 por  

Juana, era una chica muy joven y desorientada. Era muy bonita, rubia y gordita con unos senos y una cola que daban ganas de morder. Era alumna de guitarra de mi amiga Ivana. Tenía mucha curiosidad y morbo por el hecho de que viviéramos juntas. Si bien sabía que no éramos pareja, también sabía que ambas éramos lesbianas. Ivana tenía una novia hacía varios meses, pero yo estaba sola.

Juana vivía con unos tíos en la ciudad, pues sus padres eran del interior. A mí me encantaba esa chiquita, me ponía a mil cada vez que pensaba en ella. Mi compañera y yo somos mujeres grandes que hace tiempo vivimos juntas. Nuestra vida es tranquila, nos queremos y respetamos mucho. Mi vida sexual es bastante activa a pesar de que ahora no tengo pareja estable. En fin, Juana alimentaba cada día mi tentación de ser una “come niñas”. Ella era totalmente vulnerable, era muy joven, curiosa y ardiente, y la idea de ser su primera amante me fascinaba tanto que estaba dispuesta a arriesgarme. Leer el relato completo

Página Siguiente »